Erase_una_vez_en_Hollywood

TARANTINO RESUCITA A LOS BRAVOS EN ÉRASE UNA VEZ EN HOLLYWOOD

Puede que poca gente se acuerde de ellos pero hubo un tiempo en que Los Bravos triunfaban en toda Europa. Ahora gracias a la melomanía de Quentin Tarantino, uno de los grupos más importantes del pop español de los años sesenta vuelven a la palestra.

La novena película del director de Pulp Fiction retrata como ninguna otra el ambiente que se vivía en el Hollywood de los 60. Una época en que la industria cinematográfica iba a cambiar para siempre, dando paso a nuevos realizadores con afán rupturista. La cinta esta protagonizada por dos actores que hace tiempo que queríamos ver juntos en una pantalla, Leornardo Di Caprio y Brad Pitt.

Viendo el trailer de Once Upon a Time in Hollywood a muchos les habrá sorprendido la canción que marca el ritmo de las imágenes. El tema es Bring a little lovin’ de Los Bravos. Quienes hayan seguido la carrera de Tarantino saben que uno de sus sellos de identidad de su filmografía es rescatar viejas canciones de la misma manera que rescata la carrera de actores en horas bajas. No es la primera vez de hecho que utiliza una canción española, en Kill Bill: volumen 2 utilizó Tu mirá, de Lole y Manuel, en una escena clave de la película.

La canción de Los Bravos fue escrita originalmente para otra película,
Dame un poco de amooor…! (1968), dirigida por José María Forqué. Una cinta de tintes psicodélicos que intentaba repetir el éxito de Los chicos con las chicas (1967), su primera incursión en el celuloide que guardaba bastantes similitudes con con A Hard Day’s Night. No lo consiguieron, la película no tuvo la misma repercusión. A pesar de todo, la canción consiguió entrar en la lista Billboard estadounidense a finales de mayo de 1960 pero en el puesto 51. Muy lejos, sin embargo, del gran éxito obtenido por Black Is Black. Nada menos que número 2 de ventas en Reino Unido y número 4 en EE UU.

La canción es una composición de Harry Vanda y George Young, hermano de Angus y Malcolm de AC/DC. Fue Alain Milhaud, productor musical de la banda, quien eligió la canción de entre la infinidad de temas que recibía para que las cantara el alemán Mike Kennedy. Al igual que ocurrió con Black is Black, corre el rumor de que Jimmy Page y el batería John Bonham, de Led Zeppelin tocaron en la grabación. Aunque eran músicos de sesión por aquella época, no se ha podido corroborar ya que grababan varias canciones al día sin saber en qué disco de qué artista o conjunto aparecerían.

El tema apareció en formato single y también en el disco que acompañó al estreno de la película. Años más tarde, un por entonces desconocido Ricky Martin, grababa una versión en castellano para su primer disco. Pero nos seguimos quedando con la versión original, la misma que aparece en la película que ahora se estrena. Su inclusión tiene todo el sentido, ya que se centra en el ambiente de Los Ángeles en el verano de 1969, exactamente un año después de que Bring a little lovin’ ocupara ocho semanas en las listas norteamericanas.

Be the first to comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *