Las 5 peores portadas de Hypgnosis

Revisamos algunas de las portadas que quizás no se encuentren entre lo mejor que diseñaron el estudio Hypgnosis en los setenta.

Hypgnosis fue un estudio de diseño gráfico inglés que creó algunas de las portadas más memorables de los años 70. Qué sería la historia de la música sin el prisma de The Dark Side of the moon de Pink Floyd o los niños subiendo la montaña de Houses of the holy de Led Zeppelin. Pero no todo lo que crearon Storm Thorgerson y Aubrey Powell fue genial, al menos no tan destacado. Hemos elegido cinco portadas que quizás no están entre lo mejor de su trabajo.

1. GENESIS – AND THEN THEY WERE THREE

And_then_they_were_three
Genesis, And Then They Were Three (1978)

En 1978 Genesis que en su etapa clásica había funcionado con cinco miembros, se quedó como trio tras la marcha de Peter Gabriel y Steve Hackett. Hypgnosis ya había trabajado anteriormente con Genesis creando la portada del último disco de la era Gabriel, el doble The Lamb lies down on Broadway (1975) como los dos discos siguientes, A Trick of the tail (1976) y Wind & Wuthering (1977), todos ellos con excelentes portadas.

Al contrario que el resto de portadas, y con la excepción de The Lamb, esta es la primera vez que se utiliza la fotografía como herramienta de diseño. El propio Thorgerson se quejaba del tiempo limitado que tenían en ocasiones para crear una portada, y definía está en concreto como un fracaso. La idea original era la de contar una historia por las huellas que dejaban los senderos de luz, generados por una linterna, un coche y un hombre con un cigarrillo. Para ello se utilizó la técnica fotográfica del time-lapse, pero el resultado final no fue demasiado satisfactorio. La imagen se ve oscura y es difícil captar lo que se quiere representar. Ni si quiera representa la música, algo habitual en todas las portadas de Genesis anteriores.

2. THE ALAN PARSONS PROJECT – EVE

The Alan Parsons Project, Eve (1979)

Un disco titulado Eva y cuya temática gira en torno a las mujeres, es lógico que tuviera una portada en la que salían dos chicas jóvenes. Sin embargo, cuando se mira más de cerca la imagen, se puede apreciar como tanto estas mujeres como la de la contraportada tienen la cara cubierta con verrugas y heridas de muy mal aspecto. Parece que ni Eric Woolfson ni el propio Alan Parsons quedaron muy contentos con el resultado.

3. YES – TORMATO

Yes_Tormato
Yes, Tormato (1978)

Si algo caracteriza a a las portadas de Hipgnosis es que son muy ostentosas, recargadas quizás en exceso. Algo de esto debió pensar Rick Wakeman, teclista de Yes, cuando vio la propuesta para este disco de la banda de rock progresivo. Su reacción fue restregar un tomate sobre la fotografía para expresar su desacuerdo. Al resto de los miembros de la banda les haría bastante gracia el gesto de su compañero pues decidieron dejar el tomate tal y como había quedado. Automáticamente el título original del disco, Yes Tor, en referencia a la segunda montaña más alta de Devon, se cambió por Tormato.

4 – PINK FLOYD – MEDDLE

Meddle
Pink Floyd, Meddle (1971)

Fue el propio grupo el que propuso la idea de mostrar una oreja sumergida en el agua. Fue el fotógrafo Robert Dowling quién se encargó de llevar a cabo tan extraña propuesta. «Era una ida excelente – comenta Storm -. Las dos imágenes separadas, la oreja y el agua, se sobreimpresionaron para obtener el resultado final neutro». La imagen final se distribuyó a través de la portada y la contraportada. Si no se abría la carátula, era difícil hacerse una idea de lo que se quería representar.

Algunos opinaran que la imagen de la oreja representaba muy bien el sonido del disco, sobretodo el de la canción que ocupaba por completo la cara B, «Echoes». Sin embargo, de entre todas las portadas que Hypnosis diseñó para Pink Floyd, Meedle era la que menos le gustaba a Thorgerson.

5- SCORPIONS – ANIMAL MAGNETISM

Animal_Magnetism
Scorpions, Animal Magnetism (1980)

Terminamos con una de esas portadas que hoy serían consideradas políticamente incorrectas o directamente censuradas. Un año antes ya diseñaron una portada para la banda alemana que se las traía. Hablamos de Lovedrive (1979), si la del chicle pegado en la teta. Sorprende la absoluta falta de elegancia mostrada por Hipgnosis en estos álbumes, que por otra parte, son menos salvajes que anteriores diseños de la banda germana (Véase la portada censurada del Virgin Killer). ¡Hay que ser brutos! Aunque por supuesto no hay nada que objetar a los teutones en lo musical.

Be the first to comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *