Los Beatles y la India, una relación de amor y odio

El documental estrenado ahora en salas hace un repaso a la etapa en la que los Beatles pasaron un tiempo en India a finales de los sesenta. 

Mucho se ha escrito y contado sobre la relación de los Beatles con la India, tanto que es difícil añadir algo nuevo a lo ya dicho. El documental The Beatles y la India, estrenado ahora en cines, al menos lo intenta. Aporta sobretodo imágenes actuales de los lugares que frecuentaron los de Liverpool en su estancia a finales de los sesenta, así como testimonios de personas que se cruzaron con ellos. Ese es quizás el valor más importante de la cinta del autor y periodista político indio Ajoy Bose.

Por otra parte, el documental carece de las canciones de los Beatles al no poseer los derechos de las mismas y eso juega en su contra. Por muy conocidas que sean estas canciones, resulta extraño que se nombren pero no se oigan. 

El primer contacto de los Beatles con la cultura india se produjo durante el rodaje de Help. Corría el año 1965 y fue algo más pintoresco que otra cosa, aunque permitió a George Harrison acercarse por primera vez al sitar, instrumento que se convertiría en parte del sonido psicodélico de muchos grupos del swinging London. De todos es sabido que fue Harrison el que realmente quedó fascinado con la música y la espiritualidad hindú, por eso cuando viajaron a India en 1966 por primera vez, insistió en conocer a Ravi Shankar, maestro del sitar, con quien desarrollaría una amistad durante toda su vida. 

Si algo aparta de nuevo este documental es poder ver entre otras cosas la enorme influencia que el paso de los Beatles dejaron en muchos grupos locales. Los lugares por dónde transitaron sirven hoy como atracción para turistas. En especial el ashram donde se alojaron para recibir las enseñanzas de Maharishi Mahesh Yogi. Este personaje controvertido jugó un papel importante en la carrera de los Beatles, sobretodo tras la muerte de Brian Epstein, manager del grupo, con tan solo treinta y dos años. 

Durante sus días en India, los Beatles compusieron muchas canciones, en especial las que aparecen en el álbum blanco, pero también hay rastro en canciones como Across the Universe que contiene un frase en el estribillo, Jai Guru Deva, que repetía constantemente el Maharishi. 

La India también evidenció las primeras fisuras en el seno del grupo que ya no estaba tan unido como al principio de su carrera. Ringo Starr se marchó a los diez días y McCartney permaneció cinco semanas con su novia de entonces, Jane Asher. Sin duda, aparte de Harrison, quien mejor aprovechó su tiempo en India fue John Lennon. Llegó con una fuerte adicción a las drogas y terminó mucho más relajado gracias a la meditación. Además, aprovechó su tiempo allí para componer canciones como Dear Prudence, dedicada a la hermana de Mia Farrow, quien también había viajado junto con el cuarteto. Otros que también acompañaron a los Beatles en su aventura oriental, fueron Mike Love de los Beach Boys y Donovan, aunque su presencia en el documental es prácticamente nula. 

Pero lo que comenzó de forma idílica se fue volviendo poco a poco más oscuro cuando se descubrió que el Maharishi además de acostarse con muchas de sus discípulas, utilizaba la imagen de los Beatles para promocionar la suya.  La relación termino de forma abrupta y Lennon aprovechó para componer una canción como Sexie Sadie cargada de mala uva hacia el gurú. 

El final de la cinta muestra sin embargo que al final de sus días los Beatles se reconciliaron con el Yogi. Sobretodo Harrison y posteriormente también McCartney. Realmente resulta curioso y hasta entrañable ver la imágenes de un Maharishi ya abuelete. 

Be the first to comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *