a broken flame

Portadas históricas: A broken Flame de Depeche Mode

Nada de Photoshop en esta imagen para el segundo disco de Depeche Mode, solamente gran iluminación fotográfica y un poco de suerte para tener el tiempo de tu lado. 

La pasión del fotógrafo Brian Griffin por arte ruso de la época estalinista fue lo que propicio esta increíble fotográfica. Los miembros del grupo se dejaron seducir por la idea y aceptaron una imagen que bien podría ser un cuadro del realismo socialista. No obstante, los referentes van un poco más lejos del arte ruso, ya que Griffin también era admirador de Gaspar David Friedrich, un pintor romántico germano de principios del siglo XIX.

La fotografía se tomó en Cambridge, cerca del museo Duxford de la RAF. Fue Martyn Atkins, director artístico del proyecto y colaborador habitual de Depeche Mode, quien localizó el maizal después de recorrer muchos kilómetros en su motocicleta. 

a broken flame

La figura del segador que aparece a la izquierda de la imagen no mira a la cámara, pues Griffin pensaba que de esta forma el espectador se puede visualizar a si mismo en la escena más fácilmente. De la misma forma, eligió un pañuelo rojo para el segador para que toda la atracción del espectador se centrase en esa figura. El vestuario fue realizado por el estilista Jaqui Frye.

Aunque no estaba previsto en un principio, la luz oscura que presagia una tormenta, le da un dramatismo extra a la escena. Aún así, no todo es luz natural en la escena, el maizal se iluminó con tres focos, uno en el frente, otro de lado y un último por encima de la figura para que tanto esta como esa parte del maizal quedaran igual de iluminadas que el cielo. 

La portada fue incluida en la edición de 1990 de la revista Life entre las mejores fotografías de los años 80.

a broken frame

Fotografía alternativa para la portada

Martyn Atkins continúo su relación con Depache Mode al igual que Brian Griffin. Ambos continuaron desarrollando la temática de inspiración soviética en portadas posteriores como la del siguiente álbum, Construction Time Again de 1983, en la que aparece un trabajador blandiendo un martillo, que bien podría estar en la montañas de Siberia. 

construction_time_again

Be the first to comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *