crosley

Tocadiscos Crosley, bonitos pero ¿son buenos?

El regreso del vinilo continúa cobrando impulso, y no se puede dejar de notar la gama de tocadiscos retro-chic de Crosley haciendo alarde de su estilo hipster en un número cada vez mayor de escaparates.

El vinilo está otra vez de moda y cada vez hay más gente joven para los que tener un tocadiscos en casa se ha convertido en algo cool. Para estas nuevas generaciones hay una marca que ha sabido captar este interés renovado con su aspecto retro y sus precios económicos. Las redes sociales se llenan de fotografías de usuarios contentos de mostrarse junto a su tocadiscos Crosley. Pero fuera de su apariencia estética, ¿realmente sirven para escuchar vinilos?. 

Una de los aspectos que más suelen llamar la atención a los que no son muy audiófilos es el hecho de que lleven unos altavoces integrados. En la caja dice que el sonido es impresionante, lo cual no es para nada cierto, El Crosley Cruiser suena amortiguado y encajonado. Un problema habitual en los tocadiscos todo en uno. Realmente esto no es un gran problema si lo que quieres es una mejor calidad de sonido, ya que le puedes conectar tu propio equipo de audio y conseguir mejorar el sonido. 

Si es cierto que la función bluetooth puede resultar interesante, además de que funciona como un interruptor que detiene el plato como si de una botón de pause se tratase. 

crosley

Uno de las principales cuestiones a tener en cuenta, sobre todo si te aprecias tu colección de vinilos más antigua es el peso de la aguja. Una presión excesiva de la aguja puede acabar dañando tus discos. El peso de la aguja de un tocadiscos Crosley es de 4,6 gramos, lo cual es una barbaridad. Además las agujas de estos tocadiscos no tienen un buen contrapeso lo que repercute en la calidad del sonido. 

Muchos internautas también han referido tener problemas con la velocidad del plato que después de unas cuantas reproducciones comenzaba a deslizarse más lentamente. Quizás sea un problema de rozamiento con la tapa del propio tocadiscos. 

Es una verdadera lástima que se haya hecho tanto esfuerzo para que la carcasa se vea bien, pero el hardware del interior es tan barato y endeble.

CROSLEY T150

En resumen, si lo que queremos es un equipo relativamente barato pero que además tenga buen sonido, podemos encontrar en el mercado otras opciones con unos estilos bastante similares al Crosley. Por ejemplo, Lauson tiene algunos tocadiscos de este tipo. Si no te preocupa tanto el diseño y te puedes permitir algo más de dinero, os recomendamos un tocadiscos como el Audio-Technica LP120 con una buena relación calidad-precio. Incluso Crosley tiene mejores opciones como el T100 o T150, que aunque no sean tan bonitos sin duda se escuchan mejor. De esta forma, puedes comenzar tu colección de discos y ahorrarte un posible dolor de cabeza. Coleccionar discos de vinilo es un pasatiempo gratificante, aunque un poco exigente. No es necesario gastar una fortuna para obtener excelentes resultados; sólo se necesita invertir con un estándar de calidad básico. Si Crosley hubiera puesto tanto esfuerzo en la electrónica como en el estilo auténticamente retro, podría haber subido el precio, pero ¿habría valido la pena?

 

Be the first to comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *